Lo que paso ese día en una de las librerías más grandes de Madrid


Era un día de primavera, hace ya unos años, y me encontraba en la Casa del Libro, la librería más grande que hay en Madrid, donde daba una charla a un grupo de escritores. Mi disertación se centraba en herramientas digitales para el autor.


Me hacía mucha ilusión estar allí, un sitio en el que había pasado bastantes horas rebuscando entre los miles de libros que hay a lo largo de sus siete plantas.


Al final de la charla se acercaron a mí varios de los asistentes, y me llamo mucho la atención uno de ellos, un autor de 85 años que me hacía señas para indicarme que no le importaba esperar y quedarse al final, parecía que tenía algo importante que decirme y no quería andar con prisas.

Lo que me contó, fue su historia. A los 47 años era directivo de una multinacional en París.


Disfrutaba de un buen sueldo, excelentes dietas, coche de empresa y había comido y cenado en los mejores restaurantes de la capital francesa a cuenta de su empresa.


Pero no disfrutaba de sus dos pasiones que eran escribir y viajar. Así que lo dejó todo y se embarcó en una nueva vida para él apasionante. Estuvo viajando muchos años y pudo vivir de artículos en periódicos de tirada nacional, en revistas de prestigio como National Geographic e incluso le fichó una editorial para la que escrib varios libros de viajes.


Francisco, que así se llama, tenía una gran historia. Una historia de amor y de un viaje de París al Himalaya. Me la contó emocionado, y no tenía que ver con su historia personal. Sufría lo que he visto en algunos escritores y que yo llamo «el batacazo del autor».


Esta es una historia muy especial para mí, pues suelo empezar con ella muchas de mis charlas.

Sin embargo, el final de esta historia te la contaré otro día, probablemente mañana.


Ahora solo quería despertar tu atención con el comienzo de un relato relacionado con un autor que representa una situación muy habitual entre muchos escritores.


Las vidas de otras personas bien contadas nos interesan, nos atrapan. El autor puede usar este recurso para ayudar al lector a situarse en el lugar de otro o en la perspectiva que más le interese.

Nuestra mente procesa mejor las historias en forma de imágenes que en forma de contenidos abstractos.


En este nuevo video flash te cuento dónde, cómo y cuántas historias contar en tu próximo libro de no ficción.




Escribir un libro en 60 días es posible

¿Quieres saber cómo?

1367 profesionales de sectores diversos ya lo han logrado gracias a mi método.
Si no te sientes capaz, no tienes tiempo o no sabes por dónde empezar, 

ESTE ENTRENAMIENTO GRATUITO ES PARA TI

Contacto

Cuéntanos en qué servicio estás interesado.