Cómo hacer una biografía

Tabla de Contenidos

¿CÓMO HACER UNA BIOGRAFÍA? CLAVES PARA ESCRIBIR UN LIBRO BIOGRÁFICO O AUTOBIOGRÁFICO

¿Tienes el deseo urgente de contar tu historia, la historia de otra persona o la historia de tu familia? Escribir una biografía o una autobiografía es un gran reto, pero está a tu alcance, incluso aunque no seas un escritor con experiencia. Y en este post voy a contarte cómo. 

Muchas personas, en algún momento de su vida, han sentido la necesidad de escribir su autobiografía o sus memorias. Otras desean que no se pierda la historia de algún familiar u otro personaje cuya vida les ha impactado. 

Ya sea por dejar un legado para las próximas generaciones o por compartir experiencias y aprendizajes con otras personas, cada vez más personas se plantean escribir una biografía. 

¿A ti también te está rondando esa idea por la cabeza? ¡No la dejes pasar! Ni pienses que es difícil o imposible. Muchos autores no profesionales lo han conseguido antes que tú y hoy tienen su libro biográfico o autobiográfico en las manos. 

¿Quieres ser uno de ellos? Sigue leyendo y verás cómo puedes hacerlo.

Qué es una biografía

Una biografía es el relato de la vida de una persona. Si se trata de la vida de la misma persona que escribe, hablamos de biografía personal o autobiografía.  

Constituye un género literario en sí mismo, y tiene un público importante. Para muchos lectores, conocer las vidas y las experiencias de otras personas resulta motivador. 

A diferencia de la literatura de ficción, el lector sabe que en una biografía o autobiografía se narran experiencias auténticas, por lo que las percibe como más cercanas a su propia realidad. Se genera más empatía, y la conexión entre el lector y el protagonista de la biografía puede llegar a ser muy profunda. 

Precisamente por ser historias reales, las biografías tienen más capacidad para impactar e influir en las personas que las historias de ficción.  

Es por eso por lo que muchas personas acuden a la biografía en busca de claves para su propia vida, aprendizajes, nuevos enfoques y una visión más amplia de su realidad personal.  

En ese sentido, la demanda actual de biografías va mucho más allá de las vidas de personajes históricos, políticos, músicos, actores, etc. También se acude a la biografía en busca de experiencias personales potentes de superación personal, como apoyo e inspiración para quienes atraviesan situaciones similares. 

Hay, por tanto, biografías para todo tipo de lectores. Lo más importante de la biografía es que consiga transmitir la esencia de la historia que cuenta y que los lectores disfruten, se entretengan o aprendan a través de las experiencias vitales de otros. 

¿Quieres intentarlo? ¿Te gustaría escribir la biografía de una persona cuya vida te ha impactado? ¿O quizá estás pensando en escribir tu propio relato autobiográfico? 

Puedes hacerlo. Estoy 100% segura porque en estos años he ayudado a más de 1200 autores a convertir ese libro que tenían en mente en una realidad. Mi Programa Reto 60 días está diseñado para que consigas escribir un libro de no ficción en 9 semanas. Sin estresarte, sin renunciar a tu vida y ¡disfrutando del proceso! 

¿Quieres empezar a darle forma a esa idea de biografía que te ronda y no sabes cómo plasmar? Aquí tienes unas cuantas claves que te ayudarán a ponerte en marcha. 

¿Qué historia quieres contar? Tipos de biografía

El género de la biografía tiene un importante público lector. Basta ver la cantidad de títulos que tiene, por ejemplo, Amazon bajo el epígrafe “biografía” para comprobar que tiene una alta demanda por parte de lectores ávidos de conocer las vidas de otros, por distintos motivos:  

 

¿Cuántos tipos de biografía hay? Muchos, pero para simplificar, te puedo decir que básicamente hay dos tipos de biografía: la que un autor escribe sobre otra persona o la que escribe sobre sí mismo.

Contar la historia de otros

Muchas de las biografías que se pueden ver en cualquier escaparate, físico o digital, narran la vida de personajes famosos, actuales o del pasado.  

Para ese tipo de trabajos, el autor investiga a esa figura y accede a información relevante o desconocida por el público, y escribe una biografía para revisar al personaje y aportar una nueva perspectiva.  

Hay miles de biografías de personajes conocidos de distintos campos: historia, arte, cine, música…  

Si el personaje está vivo, es habitual hacer la diferencia entre biografía autorizada o no autorizada. 

Biografía autorizada sería aquella que ha sido supervisada por el personaje cuya vida relata, y llega al mercado con su consentimiento.  

Por el contrario, la no autorizada es la biografía independiente, investigada y escrita por un autor que no ha solicitado la revisión del personaje. En el mercado editorial, esa etiqueta de “no autorizada” puede ser un reclamo publicitario, ya que se presupone que contiene información que, implícitamente, el personaje ha vetado. 

¿Esto quiere decir que la biografía debe girar siempre en torno a la vida de un personaje trascendental o famoso? 

¡No! Ni mucho menos. 

No es una condición que haya que cumplir. Sería como decir que no hay nada interesante en la vida de las personas que no son famosas. Nada más lejos de la realidad. 

Cualquier vida es susceptible de convertirse en un relato literario, si pasa por las manos del autor adecuado, capaz de extraer lo mejor de esa historia y contarlo de forma atractiva y con gancho. 

Así que si conoces una vida interesante, por el motivo que sea, no dudes a la hora de pensar si merece o no el esfuerzo de escribir una biografía: seguro que vale la pena. 

En otras ocasiones, la biografía se enfoca como un trabajo para la memoria, para salvaguardar y conservar historias con valor emocional y personal.  

Es el caso de las biografías familiares. 

Muchas personas se plantean escribir una biografía familiar para dejar un legado valioso a las nuevas generaciones. Quieren conservar en un documento escrito la vida de sus padres, abuelos o bisabuelos, antes de que el tiempo pase y las historias se pierdan para siempre. 

Eso no quiere decir que no se publiquen posteriormente, para ampliar su alcance más allá del círculo familiar, pero su valor es sobre todo emotivo y va más allá de lo literario: para las familias, tener su historia plasmada en un libro es un tesoro. 

Contar tu propia historia: autobiografía o memoria

Muchas personas sienten la necesidad de compartir su propia historia. 

En este caso, cuando un autor escribe el relato de su propia vida hablamos de autobiografía o de memoria. Según las fuentes, se puede tratar de hacer diferencias entre una cosa y la otra pero, a la hora de la verdad son básicamente lo mismo: una persona que escribe sus memorias lo hace para dejar constancia de una parte de su vida. La intención es, por tanto, la misma. 

Pero ¿por qué una persona querría contar su propia vida? 

De nuevo, puede haber mil motivos, pero quiero centrarme en el que me encuentro con más frecuencia entre quienes buscan asesoramiento en el  programa Reto 60 días de apoyo a autores que quieren escribir un libro de no ficción. 

El motivo principal para escribir una autobiografía es ayudar a los demás. 

Muchas personas que han atravesado y superado una dificultad vital importante desean compartir sus aprendizajes con otras que pueden estar pasando por lo mismo.  

Son historias de superación, motivadoras, enfocadas al crecimiento personal. Pretenden dar claves y soluciones a problemas concretos, ayudar al lector a resolver situaciones por las que el autor ya ha pasado, con la fuerza añadida que tiene el relato en primera persona. 

El programa Reto ha ayudado a cientos de personas a poner palabras a experiencias personales muy intensas, que marcaron de forma definitiva la vida de sus protagonistas.  

Por el programa han pasado autores que han superado enfermedades graves, atravesado situaciones de maltrato o conseguido logros profesionales importantes partiendo de situaciones de desventaja. Y han conseguido plasmar su experiencia escribiendo su propio libro. 

Esos testimonios autobiográficos son, además, un ejercicio de escritura terapéutica para sus autores, un viaje hacia un mayor autoconocimiento.  

9 claves que te ayudarán a escribir una biografía 

Llega la hora de ponerse manos a la obra. Para ayudarte a arrancar, te dejo aquí unos consejos para escribir una biografía.  

Te servirán para organizar tus ideas y prepararte para abordar la gran aventura que tienes por delante. 

#1. ¿Qué quieres contar? 

Siempre tiene que haber un motivo para contar una historia, ya sea la tuya o la de otra persona. Por eso, antes de sentarte delante del teclado y empezar a mirar al cursor, piensa en cuáles son tus motivos y ponlos en alto (o sobre papel). ¿Qué es lo que quieres contar y por qué? 

No pierdas de vista el propósito, esa chispa inicial que arrancó tu motor de escritor e hizo que te pusieses en marcha.  

Ese propósito es la razón para escribir, el norte de tu proyecto.  

Recuérdatelo a ti mismo tantas veces como haga falta durante el proceso de escritura.  

#2. Organiza tus materiales 

¿Con qué cuentas? Si vas a escribir la vida de una persona seguro que te has documentado y tienes mucha información. Es importante que trates de organizarla para darle un poco de estructura y poder localizar el dato que te interesa en el momento preciso. 

Según la investigación que hayas hecho (cada proyecto es un mundo) esa información puede venir de muy distintas vías. 

No pierdas de vista el propósito, esa chispa inicial que arrancó tu motor de escritor e hizo que te pusieses en marcha.  

Ese propósito es la razón para escribir, el norte de tu proyecto.  

Recuérdatelo a ti mismo tantas veces como haga falta durante el proceso de escritura.  

Lo importante es que trates de tener tus materiales lo más organizados posible para ahorrar tiempo en las búsquedas y que no se te olvide nada importante. 

#3. Establece los límites del relato  

Otra decisión que tendrás que tomar tiene que ver con el abanico temporal: ¿cuánto abarca la historia que vas a contar? 

Tienes que definir cuándo empieza y cuándo termina.  

Quizá no te interesa hacer una biografía desde la cuna hasta la tumba, sino centrarte en un periodo específico, un acontecimiento, una vivencia en particular. 

Ten en cuenta que escribes una biografía porque consideras que hay valor para transmitir, por eso puede ser buena idea omitir aquellos fragmentos que realmente no sean relevantes.  

#4. Haz una cronología  

Tienes que tener muy clara la sucesión de acontecimientos de la vida de tu personaje para poder mantener la coherencia a lo largo del relato, sin saltos ni contradicciones. 

Por eso debes (literalmente) trazar una línea temporal y empezar a rellenarla con eventos, especificando fechas y lugares.  

Hazlo lo más completo que puedas, te dará control sobre la historia. 

Con eso no estoy diciendo que la biografía tenga que ser un relato cronológico de acontecimientos, ni mucho menos. 

Como autor, puedes manejar el tiempo a tu antojo (o en función de tu habilidad para escribir). La biografía puede contener saltos adelante o atrás para darle dinamismo a la lectura. 

Pero, precisamente por eso tienes que tener como referencia una cronología precisa.  

Si no lo haces, es muy posible que tu relato patine en algún momento. 

#5. Traza un plan de escritura 

Antes de subir una gran montaña, hay que estudiar la ruta y establecer las distintas etapas. Con una biografía debes hacer lo mismo: traza un plan. 

Ese plan es el que dará a tu libro una estructura narrativa. Debes perfilar las etapas que van a llevar al pico de la montaña, es decir, empezar a crear el armazón que va a sostener tu biografía.  

Muchas veces, las ganas de empezar y la prisa por ver páginas escritas hacen que se omitan pasos. No te recomiendo que te saltes etapas. Salvo que seas un escritor curtido y con experiencia, mi consejo es que prepares una estructura y no empieces a escribir sin una guía, para que tu historia no crezca de forma desordenada.  

Hay muchas formas de hacer esto. La técnica más habitual para abordar un proyecto grande es dividirlo en fracciones más pequeñas y fáciles de realizar. Eso mismo lo puedes aplicar a un trabajo literario.  

Te permitirá avanzar sin perderte y el resultado será coherente y organizado.  

#6. Define tu voz 

Quien lee una biografía no quiere encontrar una sucesión de eventos biográficos, organizados y enlazados unos con otros, sin ninguna gracia. 

Para eso ya está la Wikipedia. 

Si quieres hacer la biografía de un personaje tienes que añadirle algo más. Tu propia voz, tu forma de narrar e interpretar los hechos objetivos. 

Y ese algo tiene que ver con el punto de vista que elijas para contar la historia, el tono, el enfoque, la forma de “mirar”. Eso es lo que hará que tu libro sea diferente a otros.  

Si no fuese así, dos biografías de autores diferentes sobre el mismo personaje, serían prácticamente iguales, ¿no crees? Pero no lo son. Te pongo un ejemplo:  

#7. Crea un comienzo impactante 

Da igual que escribas sobre ti mismo o sobre otra persona. El comienzo de una biografía (de hecho, de cualquier libro que pretenda captar la atención del lector) es fundamental. 

Por tanto, evita que tu primer párrafo sea algo como: “Nació en Madrid una soleada mañana de febrero”. Busca algo llamativo o chocante para atrapar al lector.  

Vete directamente al punto de inflexión de la novela y extrae una idea que siembre la curiosidad desde las primeras líneas. 

#8. Escribe sin corregir 

Esto es algo que siempre recomiendo a los autores a los que ayudo con mi programa: escribe sin preocuparte de corregir. 

No te pares. Aprovecha los momentos creativos y escribe sin mirar atrás. Avanza todo lo que puedas. 

Entiendo que es muy tentador terminar un capítulo y querer releerlo para ver cómo ha quedado, pero si lo haces empezarás a editar el borrador, te detendrás en detalles y acabarás preocupándote de las formas más que del contenido. 

Y si eres un autor perfeccionista es posible que te atasques y pierdas la conexión con el relato, que tendrás que recuperar más tarde. 

Podrás revisar y corregir en una etapa posterior (de hecho, debes hacerlo), pero no cuando estás arrancando.  

¡Lánzate! 

#9. Piensa un título (aunque sea provisional) 

Ponerle un título a tu libro desde el principio es un pequeño truco mental que te puede facilitar el camino. 

No importa que no sea el título definitivo, lo que importa es que a ti te encaje y resuenes con él. Que tenga sentido para ti y le dé sentido a la historia que quieres contar. El hecho de ponerle un “nombre” a tu libro hará que el objetivo esté más claro en tu mente y te ayudará a avanzar. 

Más adelante, si quieres, lo puedes cambiar. 

¿Quieres ver ejemplos? Estos son algunos de los títulos de nuestros autores: 

¿Vas a escribir tu autobiografía? Aquí tienes algunas claves extra 

Todo lo que te he comentado en los puntos anteriores es aplicable también a la biografía personal, pero quiero comentarte algo más si lo que quieres es escribir un libro sobre tu propia vida. 

Un último consejo:

Si tienes la necesidad de contar tu historia, o la historia de otra persona, hazlo. Toma la decisión hoy mismo y no te eches atrás. 

El tiempo pasa rápido, y las historias que no se escriben, se pierden. Si no quieres que pase eso con la tuya, mi consejo es que no esperes a que la idea se enfríe: ¡decide y actúa! 

Escribir una biografía no es tan difícil como puedas creer. No tienes que ser escritor ni tener experiencia previa. Con tu determinación y el apoyo que podemos darte, tendrás tu libro en las manos en menos tiempo del que piensas. 

El programa Reto 60 días ha ayudado a cientos de autores a conseguirlo. ¡Tú puedes uno de ellos! 

0/5 (0 Reviews)

Contacto

Cuéntanos en qué servicio estás interesado.