Corrección de estilo y ortotipográfica: los fundamentos de una buena corrección con Raquel Ramos. Episodio 79.

Raquel Ramos, nos habla en esta entrevista de la corrección de estilo y la corrección ortotipográfica.

Estas son algunas de las preguntas que contesta a lo largo de la entrevista:

  • ¿Cómo acabaste convirtiéndote en una profesional de la corrección de estilo y ortotipográfica?
  • ¿Qué conocimientos y estudios necesita un corrector de estilo?
  • ¿En qué consiste la corrección de estilo y por qué lo necesita un autor?
  • ¿Cuál sería el mejor consejo para que un autor hiciera su propia corrección de estilo?
  • ¿Cuáles son los errores más habituales que comenten los escritores en cuanto al estilo?
  • Las editoriales ¿venden libros con errores de estilo o son sólo los autores indies?
  • ¿Cuando crees que un escritor necesita imprescindiblemente una corrección de estilo?
  • ¿Es igual de importante la corrección de estilo en libros de ficción que en los de no ficción?
  • ¿Algunos consejos importantes para que los escritores cometan los menos errores en cuanto a estilo?
  • En qué consiste la corrección ortotipográfica y por qué no se llama corrección ortográfica
  • Cómo trabajas con los escritores
  • ¿Qué es lo que más te ha costado corregir?
  • ¿Cuánto cuesta una corrección de estilo?

A Raquel la entrevistamos en el episodio anterior para hablar de cómo hacer una descripción de tu libro con gancho


Corrección de estilo y ortotipografia (Transcripción de la entrevista)

A. Nieto
¿Qué es la corrección de estilo, en qué consiste y porqué lo necesita el autor?
R. Ramos
Pues como acabas de decir, hay términos que empiezan a usarse y no son a veces del todo correctos. Hay manuales o fuentes donde podemos recurrir para saber si está bien empleado ese término o esa estructura de una manera que nuestro texto no este señalado, no este marcado digamos, por algo incorrecto. Hay un ejemplo que puedo poner: hace muchos años podíamos decir imprimido y ahora queda mejor decir impreso ¿no? También hay épocas en que los vocablos están más aceptados que otros, entonces es bueno saber la adecuación de un vocablo que estamos utilizando, si se corresponde con el texto que estamos escribiendo o que estamos corrigiendo.
A. Nieto
A lo mejor varia un poco según al público al que va dirigido. Lo que quiero decir es que a lo mejor no es lo mismo escribir un libro infantil o un género de romántica o un libro de no ficción por ejemplo sobre nuevas tecnologías
R. Ramos
Eso por supuesto, eso por supuesto. Cada género tiene sus palabras más adecuadas y claro, el corrector de estilo tiene que saber ante qué género se encuentra. De hecho, hay correctores de estilo especializados según la temática: hay correctores de estilo, bueno correctores, vamos a dejar ahí, para textos científicos, para textos jurídicos, para textos literarios… Hay muchos tipos de correctores y efectivamente no se actúa sobre ese texto de la misma manera.
A. Nieto
y … habrá muchos autores que hagan su propia corrección de estilo, que no es lo ideal, pero bueno lo hacen y lo seguirán haciendo. Para ellos/as ¿Cuál sería tu consejo?
R. Ramos
Pues mira, pueden intentarlo, pero lógicamente como he dicho sin información específica no es nada recomendable. Pero bueno, el que quiera hacerlo por su cuenta, vale, inténtalo, pero de entrada debe tener una formación específica en corrección y conocimientos gramaticales. Pero en eso hay un aspecto más y es que nosotros no somos capaces de ver nuestros fallos. Los correctores también comentemos nuestros propios errores, pero lo que quiero decir es que cuando un texto es nuestro podemos tener fallos que nosotros no vemos, pero otras personas sí. Entonces y por mucha gramática que sepas, por mucha corrección que sepas, por muchos cursos que hayas hecho, siempre es recomendable dárselo a otro profesional para que lo revise. Pero a otro profesional no a otra persona que diga “a mí me parece”, “yo creo” … ¿Me entiendes? Porque si no, estamos cayendo en lo mismo, el “a mí me parece”, “a mí me suena estupendamente bien”, pero luego realmente no son todas incorrectas o del todo precisas y eso es fundamental. Hasta los grandes escritores y los best-sellers tienen correctores.
A. Nieto
Y…. ¿Cuáles serían los principales errores que comenten los escritores en cuanto a estilo?
R. Ramos
Sobre todo, bueno en cuanto a estilo, pues sobre todo son expresiones que a lo mejor son demasiados coloquiales, o son vulgarismos, anglicismos o calcos del inglés, que repiten sin querer una palabra, una palabra repetida en el mismo párrafo varias veces, y verbos que a lo mejor les falta una preposición que la necesiten llevar y no la lleven donde viven ellos o en el habla que hay en esa zona se omite y está ahí y es incorrecto. Todo ese tipo de cosas la aborda un corrector.
A. Nieto
Y… ¿las editoriales venden libros con errores de libro o son solamente los escritores?
R. Ramos
Desgraciadamente, con el tema este de la crisis que estamos todavía sufriendo, se ha recortado de las editoriales el trabajo del corrector; se ha evitado ese gasto para que no subiera el coste del conjunto de edición de una publicación, abaratarlo para que no fuera muy caro, se ha eliminado esta figura en los editoriales. “Bueno, si cualquiera sabe”, “si el corrector de Word lo detecta”, “mira, si fulanito sabe mucho de esto” … Y se ha eliminado de muchos sitios la figura del corrector y lamentablemente muchas editoriales publican con errores de estilo, ortografía, ortotipografia y demás. Yo alguna de las cosas que más digamos que los correctores estamos encima, protestando o poniendo encima que muchos editoriales les dicen a los escritores: “Ven, yo te público” y lo que hacen es, bueno, un poquito de maquetación, le hacen una portada bonita, pero no corrigen y lo que pasa es que esos libros tienen un coste elevado.
A. Nieto
Si es cierto, son libros que luego en formato ebook salen a la venta por 7/ 8 euros y bueno ahí deberían estar incluidos los servicios de corrección, que hay margen.
R. Ramos
Sí, por lo menos una, digo lo ideal. Dentro del proceso de edición de un libro hay varias fases en las que se corrige, pero bueno, ¡qué menos en un autor indie, ¡qué menos que una!, ¡qué menos que alguien especializado en correcciones! Siempre se puede escapar una errata, ¿vale? Somos personas. Siempre hay alguna cosita que se puede escapar, pero un mínimo, que cuando abres un libro en el que has gastado un dinero y que tiene detrás una editorial, un nombre, lo que sea, y te encuentras con errores de este tipo, es una malísima imagen para el escritor, no para la editorial, es más para el escritor, porque dicen: “Bueno, este escritor no tiene la calidad suficiente entonces”.
A. Nieto
Además, suele ser una, bueno independientemente que sea una editorial o el autor, muchos de los comentarios negativos que se hacen en Amazon o en otras plataformas es simplemente la existencia de errores ortográficos o gramaticales. En vez de colocarte cinco estrellas te ponen una o dos.

He leído muchos comentarios negativos de libros que la causa exclusiva son los errores ortográficos. Es una pena, porque sabemos que un comentario negativo puede hacer mucho daño.
R. Ramos
Precisamente, es que muchas veces se invierte en todo el proceso. Cuando alguien publica independientemente, y piensan: “Bueno, con una maqueta buena y tal”. Bueno pues muchas cosas, que con todo lo que conlleva un proceso de publicar una obra. Pero es que estamos trabajando con palabras, estamos escribiendo. Lo que tiene que ser bueno es el producto que estamos vendiendo, que son las palabras. Está muy bien que al regalo le pongamos un envoltorio bonito, un lazo bonito, que lo pongamos en un escaparte, que se vea bien para venderlo… Pero claro, si lo abres, te lo llevas a tu casa y abres el paquete y lo que ves dentro tiene irregularidades, no lo vas a volver a comprar.
A. Nieto
¿Es igual de importante la corrección de estilo de los libros de ficción que de no ficción?
R. Ramos
Sí, claro. Cualquier texto que vayas a mostrar, ya sea un trabajo académico, lo que sea que vas a publicar, que va a leer mucha gente… Por eso, lo que te he comentado antes, hay correctores especializados en todos los campos.
A. Nieto
Yo pensaba que en para un libro de no ficción era suficiente con una corrección tipo ortotipografica, pero tú dices que no es así.
R. Ramos
Buenos, es que también existe la adecuación de todos los términos, un corrector comprueba todo, prueba si lo que ha dicho es correcto. Pero no, entra en el campo de la edición o la asesoría literaria ver si realmente lo que está hablando es correcto, eso es otra cosa, pero ver si realmente al término que se está refiriendo la novela de ciencia ficción. Por ejemplo, el escritor realmente está hablando a lo mejor de un término físico, pero a veces se comprueba si ese término es el adecuado para ese fragmento, el correcto digamos, pues va con su bisturí para ver si realmente está bien escrito, si esta empleado correcto semánticamente, quiero decir en significado, no solo en ortografía, gramática y sintaxis, sino que realmente lo que estén diciendo bien.
A. Nieto
Entonces ¿la corrección de estilo no incluiría lo que sería la edición? y si es así entonces a ver si nos puedes explicar la diferencia entre lo que sería la edición lo que sería la corrección de estilo y lo que sería la corrección ortotipografica.
R. Ramos
La edición sobre todo lo que trabaja es la coherencia y la cohesión de la obra, Lo que quiere decir que el orden natural que se presente en las obras en toda la estructura tenga su armonía, su sentido.
A. Nieto
Un personaje que no desaparezca, por ejemplo.
R. Ramos
Sí, por ejemplo, un personaje que tenga mucho protagonismo y, de repente, desparezca y no vuelva a salir en la obra o, por ejemplo, que empieces a contar una historia y después no tenga final. Una cosa es dejar el final abierto y que pueda dar lugar a otras obras a continuación, pero una obra digamos tiene que tener básicamente, se puede jugar con la estructura, tiene que tener una presentación, un desarrollo, un desenlace y un final y todo eso, con coherencia. Ya luego, por dentro, se juega con la estructura, ya luego se presenta esto se enseña lo otro, ya luego se juega con la integración, muchísimo con los tiempos. Eso sería para el tema de la revisión, es un tema de los personajes. Luego para la corrección de estilo, para que su lectura sea lo más fluida lo más digamos, más fácil, realmente que no tenemos que parar a ver qué es lo que nos querían decir, que no nos detengamos, la escritura esté mal planteada, esté mal presentado, que no veamos nada que nos choque como una palabra mal dicha o mal puesta, que no nos suene rara, aparte de adecuarnos a una norma ortográfica que tenemos todos los hispanoparlantes.
A. Nieto
La corrección ortotipográfica ¿por qué no se llama ortográfica?
R. Ramos
Porque la corrección ortotipográfica, quiere decir orto de (buena) grafía y tipo de tipografía, es decir, la tipografía es referente a las letras, digamos así, a tipos. Pues trata de que no haya dos espacios entre palabras, que el interlineado sea homogéneo en el texto, que sea todo igual, digamos, los títulos y los subtítulos: que sean del mismo tamaño, si son en cursivas que todos estén en cursiva, los sangrados: que todos estén igual de una medida y que no esté en otro párrafo en otra… Tener todo eso en orden y tener una coherencia visual eso también es campo del corrector.
A. Nieto
Vale, gracias, porque por fin entiendo lo de «tipográfica”. Y tú, ¿cómo trabajas con los escritores? Es decir, un escritor ha escrito ya su novela y se pone en contacto contigo. ¿Cómo trabajas tú con ese escritor?
R. Ramos
Yo, la verdad es que como correctora no suelo separar los tipos de corrección. Cuando me dicen que si solamente corrección de estilo, y yo veo que necesita corrección ortotipográfica yo la hago, ¿eh? Quiero decir que yo no facturo o digamos cuando me pregunta que yo hago solo aquello. Yo hago la corrección literaria y cuando me preguntan yo le digo las correcciones de ortografía, ortotipografia, gramática… todo. Yo quiero sobre todo la calidad y la satisfacción del cliente absolutamente, es decir, hay cosas que puedo decirle al autor, sugerirle que cambie esto porque me parece. El corrector no reescribe, solo corrige y revisa, digamos que tampoco me gusta mucho el tema de llamarlo corregir, porque parece que estás regañando y le estas diciendo: “Esto lo hiciste mal” y yo siempre he dicho cada quién es especialista en su campo, y un escritor lo que tiene que tener son buenas ideas para contar y de lo demás nos ocuparemos los demás. Entonces, pues bueno, hay cosas que se escapan del ámbito de pura corrección, hay cosas que yo recomendaría que esto lo coloques así o lo dijeras de otra manera… ¿Que luego que el escritor no quiere? Pues se acepta, el corrector no va a cambiar la obra del autor, si un autor te ha encargado una corrección, luego, cuando se la devuelves y dice: “Oye, que es prácticamente igual que la mía”, salvando las diferencias de que se hayan corregido todas las imperfecciones. Pero lo que no puede decir un corrector es que alguien ha escrito de mala calidad lo va a hacer bueno. Sí lo hace presentable, digamos, pero entonces no reescribe, no pone de su cuenta, no pone ni quita lo que le da la gana, va mano a mano con el escritor, con el autor, no dice: “Dame el producto, yo lo reviso y lo devuelvo”. No, se revisa paso a paso con el autor; el autor tiene que estar de acuerdo con lo que has hecho, porque si no, estás transformando un producto y no se trata de eso, se trata de mejorar, de hacerlo lo más presentable posible.
A. Nieto
¿Qué es lo que más le ha costado corregir?
R. Ramos
A mí lo que más me cuesta, a mí me cuesta mucho sobre todo el tema de la ficción cuando empiezan, por ejemplo, cuando hay muchos personajes que tiene antecedentes en la literatura, pero no los conozco muy bien. Entonces te tienes que documentar, te tienes que empapar un poquito, y comprobar que realmente luego está bien escrito, que no se ha comido una letra en estos nombres tan raros que a veces se inventan los autores. Entonces, claro, porque lo que yo hago, si lo has nombrado de una manera en todo el libro, lo tienes que nombrar igual y tienes que tener mucho cuidado con eso, claro. Porque lo que también se trata con la corrección es de dar uniformidad, que todo esté homogéneo en toda la obra.
A. Nieto
Tú debes tener una deformación profesional tremenda, hasta leyendo las etiquetas en los supermercados, debes de ver faltas por todos los sitios.
R. Ramos
Sí, sí es así. Pero bueno, también ¡a ver!, ¿eh? No se puede ser tampoco muy escrupuloso, porque te vuelves loco. Yo no quiero ir por la vida y decir que me atacan las faltas de ortografía y las erratas. Las ves, a veces te ríes porque son graciosas, pero bueno, hay que ser un poquito coherente, porque hay amigos que no me quieren escribir ni por WhatsApp porque me dicen: “Es que me vas a poner faltas”. No, ponlas tan a gusto, que no estamos en ese ámbito ahora mismo, ¿no? Pues yo voy y veo cosas, pero no voy escrupulosamente. Mira, todos tenemos faltas, los correctores también tenemos faltas a veces, porque tenemos la cabeza llena de letras. A veces decimos: “¿Pongo esto con b o v?” Pero cuando nos concentramos, nos concentramos en el texto que tenemos delante. Pero bueno, a ver, somos personas, no máquinas.
A. Nieto
Sí, sobre todo ahora, cuando se escribe dependiendo del medio. Si escribes por WhatsApp me imagino que las faltas se multiplican hasta el infinito…
R. Ramos
Muchísimo, sobre todo con el texto este, el slide, que utilizamos con el dedo. Pues bien, así, arriba o abajo y a ver, seamos sinceros, yo muchas veces no pongo los signos de apertura de interrogación y exclamación. Muchas veces sí los pongo, pero cuando estoy a lo mejor en el supermercado y me manda un mensaje un amigo o una amiga y le tengo que responder en ese momento, no voy a estar pendiente de que lo he hecho mal y lo voy a volver a poner. No, yo lo que necesito es comunicarme en ese momento. Yo soy rigurosa y ponemos empeño cuando hacemos el trabajo, pero la verdad es que fuera de ese ámbito hay que vivir, no es para tanto.
A. Nieto
Raquel, danos por favor una orientación de costes, porque eso le va a interesar muchísimo a nuestros oyentes. ¿Cuánto puede costar una corrección?
R. Ramos
Sí, mira, yo te digo ¿eh? La UniCo, la Unión de Correctores, de la que soy socia, tuvo un problema por este problema. Tuvo un problema de competencia: fue multada la organización por decir, por aconsejar las tarifas. Entonces, bueno a lo que voy, yo sí voy a decir mis tarifas porque son mis tarifas. Cada corrector, cada profesional puede decir libremente, decidir libremente cuánto cobrar. De acuerdo, es que es un tema peliagudo sobre todo con la gente que pide corrección cuánto podemos tarificar, pero la verdad es que, pues claro, la organización siempre se va a venir a problemas con ese tema. Pero, al grano, decimos que se hacen dos correcciones: la de estilo y la de tipografía y demás. Bueno, la medida por la que hacemos la tarifa son por matrices. ¿Qué son las matrices? Por cada pulsación de teclado que das cuando escribes, cada vez que pulsas una tecla es un carácter. Entonces, las matrices, que son la unidad para la tarifa, son mil matrices, que aproximadamente es media hoja, media página aproximadamente. Entonces, cada mil matrices (eso se ve si vas en un texto de Word, si le das a la pestaña revisar te aparecerá el número de palabras y otra cantidad que son caracteres con espacios). ¡Ojo!, no con tabulaciones con intro o demás, esos no los cuentas. Solo espacios entre palabras, entonces cada mil caracteres con espacio, por cada tipo de corrección mi precio es 80 céntimos, 80 de estilo y 80 de ortotipografía, pero hago las dos juntas normalmente, a menos que me digan que no quieren pagar más. Pero cuando hago una revisión conjunta la hago a 1.40, un euro cuarenta céntimos por cada mil caracteres.
A. Nieto
Muy cierto. Muchas gracias, Raquel, porque en el capítulo anterior compartiste una herramienta para hacer así una limpieza muy importante para corrección de estilo y para corrección tipográfica. Porque yo me he dado de alta aquí en la oficina y ahora cualquier mail, cualquier newsletter, post, le hemos pasado por la corrección de estilo, esa herramienta es genial si la quieres compartir aquí también en este episodio…
R. Ramos
Sí, claro, por su puesto. Se llama MyStilus, que luego de que te das de alta aparece en la pestaña de tu Word y, bueno, te hace una revisión y además te avisa no solamente como el corrector ortográfico de Word. Por ejemplo, te avisa de párrafos donde no has puntuado bien y te dice: “Esta frase, esta oración es demasiado larga; puede que dificulte su compresión”, o te dice: “Asegúrate que este vocablo esté bien escrito y si no, consúltalo o bien con la Fundéu o con la RAE o con el diccionario especializado”. No va a sustituir el corrector ortográfico de Word porque de hecho yo la uso para sacar la paja del grano, pero este es más especializado, pero no me lo evita, no le doy a la maquinita y ya. Pero yo estoy encantada. Yo empiezo por ahí, lo dejo que trabaje. Claro, esa herramienta no te dice cómo poner los espacios o el interlineado en las sangrías, muchísimas cosas, no.
A. Nieto
Muy bien, Raquel. Mil gracias por estar de nuevo en Triunfa con tu libro. Por favor, repítenos por favor tu página web, tu dirección para que te podamos encontrar.
R. Ramos
Sí, mira, estoy ahora mismo y creo que ya en unos días, estoy terminando de actualizarla y bueno es pues es correcciones-ramos.com, www.correcciones-ramos.com
A. Nieto
Perfecto. Ahí te encontramos y yo deseo ver tu nueva página web.
R. Ramos
Yo también.
A. Nieto
Bueno, Raquel, muchísimas gracias de nuevo. Un abrazo.
R. Ramos
A ti, Ana. Un abrazo muy fuerte a todos.


enrique laso¿Te ha gustado el episodio? Déjame un comentario en iTunes, ¡me ayudaría muchísimo! Aquí te cuento Cómo dejar reseñas en iTunes. Son solo unos minutos que me ayudan mucho a crecer con el canal de podcast. Te lo agradeceremos eternamente :-).

Contacto

Cuéntanos en qué servicio estás interesado.