LA PÁGINA EN BLANCO
¿QUÉ ES Y CÓMO SUPERAR ESE BLOQUEO?


Vencer la batalla a la página en blanco es posible


> ¿Existe el bloqueo del escritor o es un cuento chino?

> ¿Cuáles son las causas que están detrás de la página en blanco?

> ¿Qué hacer cuando las palabras no fluyen y te quedas paralizado viendo como parpadea el cursor de tu ratón?


Existen varias técnicas para salir del síndrome de la “pagblancofobia” pero en este post te voy a explicar las que mejor me funcionan a mí.


¿Te gustaría conocer mis trucos?


Cuando el Pánico viene a verte…

Estás sentado frente al ordenador, miras fijamente la pantalla, está en blanco. El cursor parpadea sin parar de recordarte que tienes que escribir algo, empiezas a ponerte nervioso, resoplas y miras hacia otro lado de la habitación.

Cuando vuelves la vista todo sigue igual, esta vez el cursor te grita: ¿es para hoy? ¡que no tengo todo el día!. Estamos inmersos en el bloqueo de la página en blanco.


¿Te suena?


Si te dedicas a escribir cualquier tipo de contenido, ya sean libros, novelas, artículos o post para Blog, seguramente sabes de lo que te hablo, pero la buena noticia es que como casi todo en la vida, tiene solución.


¿Te la cuento?


Cierra los ojos y responde a esta pregunta utilizando el pensamiento más básico ¿Cómo salir del bloqueo de la página en blanco?


Si lo que te genera ansiedad es ver la página en blanco, vamos a hacer que deje de estar en blanco. ¿Y cómo se hace?


Escribiendo lo primero que se te venga a la mente.


¿Aunque no tenga nada que ver con lo que iba a escribir? Sí, este es mi primer truco y funciona.

Escribir palabras, frases o lo que salga de tu mente, es también una manera de vaciarla de pensamientos que están ahí y nos preocupan. A veces ocurre que nada de lo que plasmas tiene sentido, da igual, escribe sin parar hasta que ya no te salga nada más.


Pero Ana, ¿Qué tiene que ver todo esto con lo que yo tengo que escribir? 


Pues probablemente nada, pero si miras hacia atrás, verás que la página ya no está en blanco, tu mayor pánico se ha esfumado y aunque te parezca mentira, a nivel emocional es muy importante para relajar la presión mental.  Hasta puede que te rías y pases un momento divertido con todo lo que has escrito.


He conocido a autores que para salir de su bloqueo y eliminar la página en blanco, escriben la lista de la compra, algo fácil que todos podemos hacer.

Hay muchos actores o presentadores de televisión que antes de rodar una escena o programa, hacen ejercicios de vocalización exagerando vocales, balbuceando palabras o riéndose de forma forzada para entrar más relajados y seguros al plató.

Puede parecer una tontería pero funciona y eso es lo que importa.

Objetivo cumplido, ahora hay que pasar al siguiente paso.


Haz un esquema de cómo será tu texto


Sin borrar las curiosidades que hayas podido escribir en el paso anterior (recuerda, no dejes la página en blanco), si todavía no te sientes preparado para empezar, una ayuda fantástica es crear un esquema con los puntos que vas a tratar en tu contenido.

Puede que todavía no tengas claro todas las partes de este esquema, pero no pasa nada porque podrás modificarlo más adelante y lo que seguro escribirás, es lo que sí o sí quieres que aparezca en tu libro, novela, post, etc.


Empieza poniendo títulos a las partes que escribas y también puedes añadir algún subtítulo si se te ocurre.


También puedes ir buscando y subiendo imágenes que acompañarán a tu texto. Piensa que todas estas acciones son avances en tu contenido final, por lo que cuando llegue el momento de ir al meollo, ya tendrás una parte del trabajo hecho y la sensación de satisfacción comenzará a llegar.



TÚ IMPONES EL ORDEN



¿Quién ha dicho que tengas que empezar por el principio?


Esta es tu obra así que las normas las pones tú.

Hay veces que entramos en el bloqueo del escritor porque no sabemos cómo empezar a redactar nuestra historia. Mi consejo es que liberes tu mente de estructuras rígidas y te concedas el permiso de saltarte pasos.



¿Por dónde te gustaría empezar?


Si por ejemplo tienes clarísimo el final del relato o un acontecimiento que ocurrirá entremedias, no lo dudes, ponte manos a la obra.


Un dato de interés:


La parte más leída de un artículo y post para Blog es el principio y el final.

A mí me funciona empezar por estas dos partes dejando el nudo para el último lugar. De esta forma puedo conectar la idea del inicio (exposición del tema a tratar) con el cierre del contenido (desenlace y conclusión).


Si lo que tienes entre manos es un libro de no ficción o una novela, empieza por el capítulo al que le tengas más ganas.


Lo siguiente será ir uniendo escenas, acontecimientos, tramas, etc, mediante su desarrollo y argumentación.


 Con estos tres pasos llegarás sin duda al fin de tu obra sea la que sea.


“Estoy tan bloqueado que no puedo pensar en nada, ni siquiera en la lista de la compra”


Bien, llegado este punto, tampoco hay que alarmarse lo que hay es que relajarse.



¿QUIÉN TE CONOCE MEJOR QUE TÚ?


​​

​​Nadie, todos sabemos lo que tenemos que hacer para calmarnos.

Escuchar música, practicar tu deporte favorito, un café en buena compañía, un paseo con tu perro, una sesión de cine, un capítulo de tu serie favorita, dormirte una siesta, lo que sea necesario.


Pero ¿No es esto procrastinar?


No, si lo haces con una meta, relajarte para retomar la tarea más tarde con fuerza y motivación, eso sí, no olvides llevar un cuaderno o dispositivo móvil para apuntar alguna idea si se te ocurre.

Y ahora que estamos llegando al final de este post seamos sinceros…



¿EXISTE DE VERDAD EL BLOQUEO DEL ESCRITOR?


¿QUÉ HAY DETRÁS DE LA PÁGINA EN BLANCO?




Lo que hay es miedo o pánico si lo llevamos al caso extremo.


Miedo a no ser lo suficientemente bueno, miedo a defraudar a tus lectores, miedo a no estar a la altura de tu género o sector, miedo a ser criticado, miedo a exponerte demasiado, miedo a que esta obra no esté al nivel de las anteriores si es que las tienes, miedo en todas sus formas.


Cuando el miedo se va de tu mente…


El miedo es un mal compañero y peor consejero. Piensa que el mundo no se acabará hoy, lo único que puede pasar es que lo que escribas no te convenza y tengas que corregirlo más veces, pero hay un lema que me gusta mucho y sigo a pies juntillas: “mejor hecho que perfecto” ya tendrás tiempo para mejorarlo una vez terminado.


Utiliza la papelera sin remordimientos


Escribir está relacionado con la inspiración pero también con la costumbre y nuestro estado emocional.


Es cierto que no todos los días son iguales y es probable que haya algunos que te levantes y escribir sea lo último que quieras hacer.


Somos humanos y es normal, no le des más importancia.


Mi consejo es que si te lo puedes permitir te tomes 24 horas sabáticas y después vuelvas a la carga.


¿Y si tengo que entregar un contenido con fecha y hora?


En este caso lo que funciona muy bien es intentar escribir lo que te salga y tirar los primeros folios a la basura, sin remordimientos ni culpabilidad. Tómatelo como una liberación.


Le estarás dando carpetazo al bloqueo del escritor.


Las páginas en blanco solo son para las de cortesía, las que aparecen al principio de los libros como el tuyo que vas a escribir.


Visualiza tu libro terminado y verás como ocurre la magia.




Add Icon